Grupo de Consumo Autogestionado de Jaén

El proyecto Cástor I

1380889624_788679_1380891405_noticia_normal

A lo largo de los últimos meses hemos sido testigos de una historia dramática que puede convertirse en habitual. El escenario es un mega-proyecto de importancia estratégica para unos pocos en el poder y que se presenta ante la mayoría como irrenunciable y totalmente inocuo. El drama es que dicha infraestructura podría desencadenar una serie de reacciones en cadena totalmente inesperadas e incontrolables que pondrían en peligro a miles de personas. La infraestructura a la que nos referimos en esta ocasión es el proyecto Cástor, pero bien podría aplicarse este mismo esquema a otros casos, desde la construcción del pantano de Itoiz al uso de transgénicos. Las consecuencias dramáticas más evidentes de este proyecto Cástor han sido una serie de terremotos entre finales de Septiembre y principios de Octubre de 2013 que llegaron a alcanzar los 4,2 puntos en la escala de Ritcher y mantuvieron a los municipios del delta del Ebro en vela durante casi una semana. Sin embargo, no es difícil de predecir que esta historia se seguirá repitiendo en nuestros territorios (como se está repitiendo ya con ciertos matices) si permitimos que éstos sigan siendo utilizados con el fin de satisfacer la voracidad de unos tiempos en los que necesitamos consumirlo todo para que todo continúe funcionando con una normalidad obscena.

Todo comienza en la década de 1990, cuando se empieza a gestar la ideal de construir un gran almacén de gas Natural que se integraría en el sistema gasista español. A lo largo de los décadas siguientes el proceso se va perfilando y se decide emplazarlo frente a las costas de Vinaròs (norte de la Comunidad Valenciana) y Alcanar (sur de Cataluña), en pleno delta del Ebro. Allí la obra aprovecharía la estructura geológica del antiguo yacimiento petrolífero de Amposta (Montsià), y se haría posible gracias a una inversión de 1.300 millones de euros, aportados por un consorcio de 19 bancos internacionales, cinco de los cuales eran españoles. Uno de los que a la larga se convertirá en actor principal del drama, Del Potro, justificaba allá por el 2012 que el almacén se levantara frente a la costa de Vinaròs ya que no había otra posibilidad. Se debía aprovechar el antiguo yacimiento petrolífero agotado para llevarlo a cabo. “La naturaleza no se elige ni puede cambiar de lugar”, añadía acallando las protestas que se levantaban en contra de este proyecto.

Resulta importante destacar que ya desde 2007 nace la Plataforma en Defensa de les Terres del Sénia (http://plataformapelsenia.blogspot.com.es), con unos objetivos y consignas claros: “La comarca del Sénia, en lluita contra el Projecte Castor!! NO HO VOLEM!” (La comarca del Senia, ¡¡en lucha contra el Proyecto Castor!! ¡No lo queremos!). Además de ellos, agricultores y pescadores se posicionan en contra del proyecto por el enorme impacto que supondría para sus medios de subsistencia. Pese a la claridad de sus objetivos y un apoyo moderado de productores locales, el repertorio de estrategias de oposición que eligen les lleva a tener un impacto casi nulo. En el periodo 2007-2012 se suceden recogidas de firmas, alegaciones al Ministerio de Industria, actos informativos, protestas municipales… La falta de un sentimiento de oposición generalizado, de una comunidad fuerte que adquiriera consciencia del carácter nocivo de la infraestructura, hace que toda la oposición se vea impotente ante el avance imparable del proyecto. Además de esto, los argumentos que se esgrimían desde el discurso oficial para acallar esas voces parecían blindados ante las críticas. Se podía leer en El País del 2 de Enero de 2012:

Según Escal UGS, se trata de un emplazamiento estratégico para España, muy necesario para sortear los periodos de escasez en el suministro de gas natural. El depósito submarino podrá almacenar una cantidad de gas natural equivalente a lo que consume toda España en 50 días. Los países de la OCDE han decidido tener un almacenamiento de gas equivalente a 92 días de suministro. España tiene menos almacenes y lo ha suplido con tanques de gas líquido en los puertos o con los grandes depósitos en Bermeo y Jaca”, afirma Recaredo del Potro, presidente de Escal UGS.”

En estas pocas líneas se resume la trágica historia de nuestra civilización. En el emplazamiento de un antiguo pozo de petróleo, agotado por el voraz consumo al que el progreso nos ha lanzado, situamos un almacén de gas natural que por la pírrica promesa de 50 días de consumo de Gas Natural cubiertos nos obliga a extender un cheque en blanco y a una aceptación sin concesiones, la prostitución de nuestros territorios y el embargo del futuro de una zona por el último espasmo del cadáver putrefacto de la sociedad del combustible fósil.

Extraído de http://www.regeneracionlibertaria.org/el-proyecto-castor-i

Comments are closed.