Grupo de Consumo Autogestionado de Jaén

Una revisión de Roundup® revela patrones convergentes de toxicidad desde las granjas a las clínicas y los estudios de laboratorio

| 0 comments

cultivo

Traduccion al español del articulo de Dr Eva Sirinathsinghji “A Roundup of Roundup reveals converging pattern of toxicity from farm to clinic to laboratory studies”, publicado el 19/01/2015 en www.i-sis.org.uk

¿Qué es el glyphosate?

El glyphosate, quizá sorprendentemente para una sustancia química tan ubicuamente asociada con nuestra comida, no se usó primero como agroquímico sino que fue patentado en primer lugar como agente quelante por Stauffer Chemical Co. en 1964 (US 3160632 A) [1] y se usó como limpiatuberias industrial. Fue patentado más tarde por Monsanto como agente herbicida en 1974 (US3799758 A) [2] basado en su capacidad de bloquear la ruta del ácido shikimico, implicada en la producción de aminoácidos aromáticos tanto en plantas como en bacterias. Se ha convertido en el herbicida más popular en el mundo, sobre todo desde la comercialización a mediados de los años 1990 de los cultivos genéticamente modificados (GM) resistentes al glifosato junto con la asunción (perpetrada por Monsanto) de que el herbicida es seguro para la salud y el medio ambiente. En 2010, fue patentado también por Monsanto como agente antibiótico. Además, se está usando cada vez más como desecante previo a la cosecha para secar las semillas, proceso que causa la contaminación del grano no GM, una de las rutas principales de exposición al glyphosate en la UE donde comúnmente no se cultivan GM. (NOTA del traductor: según datos publicados por el MAGRAMA, la superficie de maíz MON810 cultivada en España era de 116.306 hectáreas en 2012). Así, aproximadamente el 70% de la colza en Reino Unido y el 50-60% de los girasoles en la UE son rociados con glyphosate [3], resultando en tests positivos para residuos de glyphosate en productos de las principales marcas de comida en el Reino Unido, según un análisis realizado por GM-Freeze en 2014, siendo el glyphosate el más comúnmente detectado de todos los productos químicos [4].

Todas las propiedades químicas del glyphosate recién comentadas tienen implicaciones para la salud tanto de la gente como del planeta. Investigaciones científicas han implicado adicionalmente al glyphosate como disruptor endocrino y DNA mutágeno, afectando a unas 291 enzimas en nuestro cuerpo [5]. Esto esta ligado a una amplia variedad de enfermedades y al gran aumento de su incidencia paralelamente al aumento de la aplicación de glyphosate en varias regiones de cultivos GM en el mundo.

La prueba más convincente de su toxicidad es el patrón de enfermedades asociadas con glyphosate que ha surgido desde la granja a la clínica y de las investigaciones científicas a los ciudadanos.

Extensión del glyphosate en el medio ambiente y en nuestros cuerpos

La popularidad del glyphosate se debe en gran medida a su uso concomitante con el tipo más extensamente plantado de cultivos GM, aquellos que son tolerantes a glyphosate. Monsanto comercializó los primeros cultivos Roundup-ready en 1996 (Roundup es la formulación comercial, que contiene ‘adyuvantes’ que lo hacen mucho más tóxico que el principio activo glyphosate solo, ver más adelante). En países como Argentina donde grandes extensiones del país han sido convertidos en desiertos de soja, el cultivo de soja GM ha causado un aumento del 858% en el uso de glyphosate (ver [6] Devastating Impacts of Glyphosate Use with GMO Seeds in Argentina, pendiente de edicion). Asimismo, los EE.UU han visto aún mayores aumentos, del 2.500% desde 1987 hasta 2007 [7].

Esta aplicación extendida y masiva del herbicida glyphosate ha resultado en la contaminación casi ubicua del ambiente. Un estudio realizado en 2014 sobre el sistema de aguas estadounidenses en 38 estados, encontró glyphosate y su principal metabolito AMPA (aminomethylphosphonic ácido) no sólo en ríos, lagos y corrientes, sino también en agua de lluvia, suelo y sedimento, acequias, alcantarillado y agua subterránea [7]). Aproximadamente el 70% de las muestras de lluvia fueron positivas para glyphosate. De manera similar en Europa (en Cataluña, una gran región de España) se encontró que 11 sitios del agua subterránea eran positivos para glyphosate, a pesar de ser una región libre de cultivos resistentes a glyphosate; el 41% de muestras estaba encima de límites de detección [8]. La detección en agua subterránea va en contra de la afirmación en la seguridad del glyphosate de que su propensión de ligar a suelo y sedimento significa que no se lixiviará en nuestras provisiones de agua dulce. En Argentina, nuevos datos de medidas en muestras de lluvia hicieron un promedio de 6.5 µg/L y alcanzaron hasta 67 µg/L (67 ppb) a través de cuatro regiones del octubre de 2012 al abril de 2014 [9]. Estos niveles son mucho más altos que los vistos en muestras de lluvia estadounidenses donde las concentraciones medias y máximas eran 0.11 µg/L y 2.5 µg/L respectivamente [7].

En el agua del grifo y en los ríos también se detecta glyphosate con, muestras del Reino Unido que ascienden (30 partes por billón (ppt) y 190 ppt respectivamente) a concentraciones dentro del rango de toxicidad en estudios de laboratorio ([10], How Roundup Poisoned my Nature Reserve, SiS 64). Las zonas urbanas también son rociadas, incitando a ciudadanos de Londres a organizar campañas de prohibición rociado con glyphosate en espacios públicos, incluso zonas para niños [11]. Tampoco los océanos no se han salvado del envenenamiento de glyphosate, con vertidos en el mar que persisten hasta 267 días en el agua de mar obtenida de la Gran Barrera de Coral y analizada en laboratorio [12].

Debido al status oficial de ‘seguro’ del glyphosate, los datos de cuánto nos estamos exponiendo han sido escasos, obligando a activistas ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil averiguar para sí. Friends of the Earth Europe encargó un análisis de 182 voluntarios a través de 18 países de la UE y encontró niveles detectables en el 44% de las muestras de la orina [13] con concentraciones en un rango de 0.16 promedio ug/L en Suiza, a 1.82ug/L en Letonia. De los ciudadanos del Reino Unido analizados, 7 de 10 eran positivos. En los EE.UU, las muestras de la orina muestran concentraciones 8 veces mas altas que en Europa [13]. El análisis, encargado por Moms Across America, analizó la leche materna de 10 madres, que surgió positivo a glyphosate con niveles en un rango de 76 µg/L a 166 µg/L (76-166 ppb) [14]. Estos niveles son 760 a 1600 veces más altos que los permitidos por la Directiva Europea sobre Agua Potable para pesticidas individuales, y provoca inquietudes obvias al caen dentro del rango de concentraciones en el que se ha observado toxicidad sobre el desarrollo en estudios con animales (véase mas adelante). Este análisis es el único estudio sobre la leche materna hasta ahora, ya que ningún gobierno o cuerpo de salud pública ha encontrado necesario realizar ningún estudio de bioacumulación en órganos internos y tejidos o en leche materna con la que se alimentan los niños.

Recientes investigaciones científicas independientes han apoyado el trabajo de organizaciones de la sociedad civil y activistas. Awad Shehata y su equipo en Alemania miraron los niveles de glyphosate en orina tanto de gente crónicamente enferma como de gente sana y encontraron niveles considerablemente más altos en la gente enferma en muestras tomados de 102 y 199 personas sanas y crónicamente enfermas respectivamente [15]. Aquellos que comían predominantemente alimentos ecológicos tenían niveles inferiores, al igual que el ganado que se era alimentado de forma convencional frente a los que consumian alimentos GM. El estudio también miró niveles en tejidos de la vaca así como orina. La detección de glyphosate en los tejidos contradice uno de los argumentos usados por industria y sus reguladores basados en la asunción de que debido a su alta solubilidad en agua, el glyphosate es rápidamente excretado del cuerpo y por lo tanto los riesgos del daño son insignificantes. En tal caso, se esperaría que los niveles de glyphosate en la orina fueran mucho mayores que niveles encontrados en los tejidos. Sin embargo, los niveles urinarios en vacas hicieron un promedio de 27-42 µg/ml (27-42 partes por millón (ppm)), mientras el nivel en tejidos (intestino, hígado, bazo, riñón y músculo) presento un promedio entre 14-20 µg/ml, que esta dentro del rango de niveles en orina. Aunque no se compararon los niveles de glyphosate en orina y órganos internos de la misma vaca, los niveles medios a través de todas las muestras de la vaca chocan con las asunciones tomadas por reguladores que glyphosate no permanece en el cuerpo a niveles que pueden causar el daño.

En resumen, el glyphosate es casi ubicuo en nuestro medio ambiente y en la gente y ganado; se ha descubierto incluso en sondas de alimentación hospitalarias para niños con cáncer en los EE.UU [16]. Los impactos se describen a continuación.

Una epidemia de defectos congénitos en humanos y animales

Argentina es uno de los mayores cultivadores de soja GM y el país ha atestiguado un fuerte aumento en enfermedades graves desde que comenzó su cultivo. Doctores y profesionales de la salud preocupados fundaron la Red de Médicos de las Ciudades de los Cultivos Rociados y se encontraron en 2010. Presentaron datos mostrando el aumento de la incidencia de malformaciones congénitas, abortos espontáneos, infertilidad, mortinatos, cáncer, síndrome de Down, invalidez mental, desórdenes inmunes y endocrinos, así como efectos agudos como aumento de las convulsiones en pacientes epilépticos a la vez que las fumigaciones, problemas respiratorios y dermatológicos ([6] y [17] Pesticide Illnesses and GM Soybeans, SiS53) [18].

La Red, junto con un gran movimiento ciudadano, insiste en una prohibición completa del rociado aéreo de agroquímicos más una prohibición de su uso dentro de un kilómetro de barrios residenciales. Documentaron un aumento de 2-5 veces de malformaciones congénitas en las ciudades rociadas comparado con antes del inicio de esas practicas. Los defectos comunes incluyen defectos del tubo neural, que se reproducen en estudios de laboratorio sobre el glyphosate (ver más adelante).

Un informe de 2013 del Centro de defectos Congénitos afirma que a escala nacional el número de casos no ha subido, pero un análisis más exhaustivo da un cuadro diferente. Los datos juntados durante un período de 6 meses del Hospital Maternidad Provincial en Córdoba mostraron que a pesar de registrar un nivel bajo de malformaciones congénitas, 36 de un total de 2140 nacimientos (el 1.68%), 22 de ellos vinieron de madres que viven en ciudades rociadas por la cosecha, que supone el 61% de todas las malformaciones congénitas [6].

Los EE.UU han visto una oleada de defectos congénitos del tubo neural (anencefalia) en el Río Yakima, estado de Washington. El origen continua siendo un misterio para el gobierno, que ha excluido causas comunes como ácido fólico bajo y el estilo de vida. Las tasas han llegado a 8 casos por 10.000 nacimientos de 2010-2013 comparado con una media nacional de 3 casos por 10.000 nacimientos. El glyphosate ha surgido como un sospechoso principal ya que el estado de Washington usa herbicidas, el más habitual glyphosate, para matar malas hierbas nocivas tanto en tierra como en agua. Aproximadamente 146 pesticidas se aplicaron en el área en el año 2000, y los estudios son necesarios ahora para confirmar si el glyphosate, solo o en combinación con otros productos químicos, es responsable de defectos del tubo neural en el área [19].

Problemas reproductivos como abortos espontáneos e infertilidad también han aumentado en Argentina ([20] Glyphosate/Roundup & Human Male Infertility, SiS 62). Los médicos de las ciudades rociadas han registrado que hasta al 23% de mujeres sufrieron un aborto espontáneo en los 5 años pasados [18].

Las últimas víctimas del sistema agroquímico de Argentina, del cual los cultivos GM son un ejemplo extremo, se podrían haber muy bien ahorrado si la evidencia de los efectos teratogénicos del glyphosate producido por la industria desde los años 1980 no hubieran sido desestimados [21]. Los propios estudios toxicológicos de Monsanto presentados a la comisión de la UE mostraron evidencias de teratogenicidad (ver [22] EU Regulators and Monsanto Exposed for Hiding Glyphosate Toxicity, SiS51). Los informes de los análisis presentados describen ratas y conejos con anormalidades esqueléticas como el desarrollo de una 13ra costilla en las crias, así como anormalidades cardíacas.

Investigaciones científicas como las del fallecido profesor Andrés Carrasco informando de defectos congénitos del tubo neural en embriones de pollo y rana expuestos a concentraciones agrícolas de glyphosate [23] han validado tanto conclusiones de Monsanto como observaciones clínicas ([24] Lab Study Establishes Glyphosate Link to Birth Defects, SiS48). Sondeando en los mecanismos que subyacen a los defectos, Carrasco descubrió que el glyphosate interrumpió la actividad de ácido retinoico, un regulador conocido de procesos del desarrollo.

Estudios epidemiológicos han relacionado el aumento de la incidencia de malformaciones congénitas (espina bífida, anomalías circulatorias/respiratorias, malformaciones esofagotraqueales, gastrointestinales y urogenitales, labio leporino, adactilia, pie deforme, anomalías musculoesqueléticas, síndrome de Down y otros) y toxicidad reproductiva en aquellos que viven cerca de campos rociados con agroquímicos [25-27], mientras otros estudios de laboratorio acumulan evidencias de malformaciones congenitas y toxicidad reproductiva en un rango de animales desde la rata al siluro [28-31].

Las evidencias desde las granjas siguen el mismo patrón. Ib Borup Pedersen documentó recientemente sus experiencias personales en su granja de cerdos, donde eliminar la comida de soja GM de la dieta causaron la mejora pronunciada de la salud de sus cerdos, reducir el uso de medicamentos a un tercio y el aumento de sus beneficios ([32] “Changing from GMO to Non-GMO Natural Soy, Experiences from Denmark, SiS 64). Los beneficios también aumentaron debido a que sus cerdas que viven más largo y dan a luz a más cochinillos. Después de investigar el glyphosate y los organismo GM, Ib continuó investigando y colaboró con científicos en Alemania que analizaron a 38 de sus viejos cochinillos deformes de 1 día de vida, encontrando glyphosate en varios órganos de los cerdos. Los cerdos sufrieron defectos de suaves a severos, incluso defectos espinales, craneales y otros que afectan a miembros, género, órganos internos, lengua, etc… Muchos parecen ser defectos del tubo neural como los visto en la clínica y en el laboratorio.

Aumentan las tasas de cáncer en regiones de Sudamérica con cultivos GM

Organizaciones de residentes en la vecindad como la asociación de Madres de Ituzaingo, en la colaboración con la Red de Ciudades Rociadas, han estado trazando un mapa del frecuencia del cáncer en sus ciudades durante muchos años para llamar la atención hacia la epidemia de la cual están enfrente. Se ha alcanzado el punto donde ahora el 30% de las muertes en estas regiones es por cáncer, afectando tanto a adultos como niños. Las ciudades como Hernando han visto una subida del 258% de casos entre 2001-2002 y 2010-2012 [6].

Los aumentos en las tasas de cáncer pueden ser explicadas por el papel del glyphosate en mecanismos que causan el cáncer, incluyendo daño del DNA y disrupción endocrina. La disrupción endocrina también puede subyacer en algunos de los efectos reproductivos y teratogénicos del glyphosate descritos anteriormente. Estudios del laboratorio muestran que glyphosate daña el ADN en animales de laboratorio así como en la gente que se expuso a las sustancias químicas en Argentina [33-35]. También interrumpe la regulación del ciclo celular, que puede llevar a la división celular aumentada y el desarrollo de cáncer [36,37]. También se mostró que en un estudio de 2014 el metabolito del glyphosate AMPA inducía daño en el DNA en peces en variedades de concentración antes documentadas en corrientes y aguas superficiales en N. América [38]. El potencial carcinógeno de Glyphosate se ha documentado desde los años 1980 ([39] Glyphosate & Cancer, SiS 62)

A parte sus propiedades para dañar el DNA, el glyphosate también imita estrógenos a niveles muy bajos y promueve el crecimiento de líneas celulares de cáncer de mama hormonodependiente [40]. Realmente el glyphosate es un disruptor endocrino y altera la expresión de múltiples hormonas incluyendo testosterona, hormona luteinizante, hormona foliculoestimulante y los complejos de la enzima aromatasa que convierten la testosterona a estrógeno [31, 42, 42].

Estudios epidemiológicos confirman los estudios de laboratorio y los informes de ciudadanos locales en Argentina y los EE.UU [43-45]. El Ministerio de Salud de Córdoba, en Argentina, relató en el junio de 2014 el doble de casos de cáncer en áreas de uso alto de agroquímicos altas comparado con la media nacional [46]. Consecuentemente, un nuevo meta-análisis encontró asociación entre glyphosate y cáncer en relación a exposición ocupacional [47]. En el estudio fueron revisados todos los artículos epidemiológicos sobre incidencia de linfoma no-Hodgkin (NHL) publicados en inglés desde 1980 que relataban exposición ocupacional agrícola a pesticidas específicos. Un total de 44 artículos fueron analizados, cubriendo 80 principios activos y 21 pesticidas químicos, encontrando las asociaciones más fuertes entre pesticidas y subtipos específicos de NHL, incluyendo la asociación entre glyphosate y linfoma B. También encontraron que los herbicidas phenoxy, los insecticidas carbamate, los organofosforados y el principio activo lindane, un insecticida organoclorado, estaban asociados positivamente con NHL.

El estudio mas completo sobre alimentación con OGM realizado hasta la fecha por Gilles-Eric Séralini y su equipo analiza los efectos del glyphosate y del maíz tolerante a glyphosate NK603 en ratas durante 2 años de vida. Se observa el aumento en la incidencia de tumores, incluyendo cáncer y otras enfermedades, así como una vida útil reducida y alteraciones en el equilibrio endocrino [48]. La publicación de 2012 fue agresivamente atacada por la industria y sus partidarios y unilateral e ilícitamente retractada un año después de la publicación, después de cita de un editor de la revista, antiguo empleado de Monsanto ([49] Retracting Séralini Study Violates Science and Ethics, SiS 61). Se ha republicado posteriormente en otra parte [50] después de la protesta pública masiva ([51] Open Letter on Retraction and Pledge to Boycott, SiS 61).

Enfermedad renal mortal epidémica a través de los continentes

En Sri Lanka, la enfermedad renal crónica de etología desconocida (CKDu) ha afligido a la población agrícola en años recientes. Un estudio publicado en 2014 asoció los herbicidas basados en glyphosate con la epidemia. Parece que las aguas duras en las regiones agrícolas conduce a la toxicidad renal por metales pesados debido a la actividad quelante de metales del glyphosate, siendo el responsable de los 400.000 casos de enfermedad y 20.000 defunciones [56] ([57] Sri Lanka Partially Bans Glyphosate for Deadly Kidney Disease Epidemic, SiS 62). El gobierno prohibió temporalmente el uso de glyphosate en áreas de aguas duras, pero esta decisión se anulo debido a la falta de trabajadores agrícolas para asumir el escardado manual sin la aplicación de glyphosate.

Problemas de salud similares afectan extensamente a comunidades en Centroamérica con uno de cada cuatro trabajadores de la caña de azúcar que presentando enfermedad renal en algunas áreas [58, 59]. Esta epidemia obligó al gobierno de El Salvador a pedir ayuda internacional después de que se sobrecargaron los sistemas de salud. El gobierno de El Salvador ha aprobado desde entonces leyes para prohibir los herbicidas basados en glyphosate, aunque esto aun se debiera hacer cumplir.

Extensión de las enfermedades digestivas

Las enfermedades digestivas fueron una plaga en la granja de cerdos en Dinamarca, como mencionamos anteriormente, mientras eran alimentados con soja GM. Cuando los productos GM y el glyphosate fueron eliminados de su dieta, los cerdos ya no sufrieron más de diarrea crónica, que era tan severa que el 30% de nuevos cochinillos nacidos moría como consecuencia [32]. El botulismo crónico, causado por el Clostridium botulinum, también ha aumentado en el ganado en Alemania, EE.UU y el Reino Unido desde los años 1990 [60]. El último estudio muestra que el glyphosate causa disbiosis intestinal en las vacas, con una reducción del número de bacterias beneficiosas acompañada por un aumento de C. botulinum [61].

Las enfermedades digestivas en el ganado reflejan un problema de salud creciente en occidente, en particular en EE.UU donde las intolerancias alimentarias, alergias, enfermedad celiaca, enfermedades intestinales, infecciones y otros problemas continúan haciéndose más comunes. Nancy Swanson y su equipo mostraron una correlación clara entre la enfermedad intestinal inflamatoria y la infección intestinal con el glyphosate en EE.UU [62]. Las muertes por infección intestinal han aumentado de menos de 0.25 muertes por 100.000 en 1979 a más de 80 muertes por 100.000 en 2010. La enfermedad intestinal inflamatoria ha aumentado de aproximadamente 3 casos diagnosticados por 100.000 en 1990 a casi 90 por 100.000 en 2010. Testimonios de Moms across America reflejan evidencias desde las granjas y desde estudios científicos, con niños eliminan el consumo de alimentos GM y glyphosate y reducen la severidad de los síntomas alérgicos así como de otros problemas como vómitos regulares [63]. Las propiedades antibióticas del glyphosate, como se había mostrado antes, tienen un efecto disruptivo sobre las bacterias viscerales en pollos, cerdos y vacas [64-66]. Salmonella y Clostridium son muy resistentes a glyphosate, mientras que Enterococcus, Bifidobacterias y Lactobacillus son especialmente susceptibles. La perturbación en el equilibrio de estas especies microbianas esta asociada a desórdenes digestivos como la enfermedad celiaca. Del mismo modo, el botulismo crónico en vacas se corrige en el ganado alimentándolo con alimentos fermentados y probiotic junto con carbón y ácidos humicos. Éstos ligan las toxinas producidas por el patógeno bacteriano. Este tratamiento también reduce el contenido urinario de glyphosate, sugiriendo su actividad como un mecanismo subyacente en la recuperación de la infección [66].

La gente autista es conocida por tener alteraciones en la función intestinal y disbiosis intestinal. Las tasas de autismo también repuntan paralelamente al uso de glyphosate en EE.UU y la actividad antibiótica del glyphosate puede perfectamente ser un mecanismo subyacente detrás de esto. En efecto, Moms across America también han documentado una gran mejoría de los síntomas de autismo en sus niños al darles una dieta libre de glyphosate y sin GM.

El deterioro de la salud de los ciudadanos americanos.

Un argumento al hablar de la seguridad de los alimentos GM y sus pesticidas asociados es que en EE.UU los han estado consumiendo durante años sin efectos nocivos. Sin embargo, en ausencia del etiquetado de alimentos GM, es ilegítimo hacer esa afirmación. Al contrario, hubo un drástico empeoramiento de la salud pública en EE.UU desde que se introdujeron las cultivos GM. Una nueva publicación de Swanson y colegas muestra el aumento de 20 enfermedades crónicas usando datos disponibles del gobierno estadounidense, todas guardando una correlación estrecha con el aumento de la aplicación de glyphosate a los cultivos de maíz y soja, especialmente los últimos años. Las enfermedades incluyeron cáncer, Parkinson, autismo, obesidad, diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad digestiva y fracaso renal [62]. La correlación no demuestra la causalidad, pero una asociación tan fuerte no debe ser obviada, mas aun en combinación con la plétora de otras evidencias de los estudios de laboratorio y las experiencias de doctores en sus clínicas y agricultores en los campos. Para un análisis detallado del estudio por favor ver [67] Marked Deterioration of Public Health Parallels Increase in GM Crops and Glyphosate Use, US Government Data Show ( SiS 65).

Aunque la enfermedad cardíaca no se ha estudiado tan ampliamente como cáncer y defectos congénitos en relación al glyphosate, el estudio anterior lo implica en la disfunción cardíaca. Esto es confirmado por el nuevo descubrimiento de que las formulaciones basadas en glyphosate causan ritmos cardíacos anormales (arritmias) interfiriendo con la actividad eléctrica de células de corazón en conejos [68].

Un nuevo estudio publicado en 2015 encuentra una correlación entre el uso de glyphosate y patología de la glándula pineal. La glándula pineal se localiza en el cerebro y se conoce que regula el ritmo circadiano a través de la secreción de melatonina. Se plantea la hipótesis de que el glyphosate produce una disrupción en el metabolismo de la melatonina, así como de inducir la neuropatología de la glándula pineal a través de la hipoxia inducida por el aluminio que resulta de la propiedad quelante del glyphosate. De esta manera, el uso del glyphosate se correlaciona estrechamente con el aumento de los desórdenes del sueño así como con otros desórdenes con síntomas de disfunción del sueño, como autismo y demencia [69].

Se hace claro que el glyphosate produce múltiples toxicidades que lo asocian a muchas enfermedades a través de sus propiedades como quelante de metales, antibiótico, disruptor endocrina y como genotóxico. También tiene la capacidad de bloquear la actividad del citocromo P450 (CYP), una clase de enzimas implicadas en la detoxificación de xenobióticos entre otras cosas. El glyphosate por lo tanto no sólo es una toxina por derecho propio, sino que ademas potencia la toxicidad de otros productos químicos impidiendo a las enzimas CYP de detoxificar el organismo [70].

Definitivamente los americanos están enfermando de múltiples maneras altamente correlacionadas con la adopción de cultivos GM y el aumento del uso del glyphosate [67] y, como mostrado por todos los testimonios de Moms across America, la salud de la gente mejora tras eliminar los GMOs y los residuos de glyphosate de sus alimentos comprando orgánico [63].

Toxicidad ambiental, una preocupación por la biodiversidad, la agricultura y la sostenibilidad

La extensión de hierbas resistentes al glyphosate pone en una situación cada vez más comprometida la eficacia del herbicida. A día de hoy se han notificado unas 31 especies de hierbas resistentes, de las 23 que había registradas hace 1 año por la Weed Science Organisation en EE.UU [71]. En Brasil, una agresiva diseminación de malas hierbas incitó a un ex-agrónomo de DuPont a reconocer las dificultades afrontadas por agricultores que cultivan GM tolerantes a glyphosate tanto en Brasil como en Argentina [72]. Monsanto recomienda ahora una “estrategia integrada de manejo de las malas hierbas” que incluye la labranza del suelo (de las tierras previamente no labradas) y la utilización de herbicidas múltiples. Las principales ventajas en la venta de los sistemas de cultivo GM Roundup Ready (RR) de Monsanto eran reducir el daño ambiental a través de agricultura sin labranza y uso de glyphosate – un herbicida supuestamente ‘seguro’ comparado con productos químicos más viejos. No basta con que el glyphosate sea tóxico para la salud y el medio ambiente, sino que un cóctel de herbicidas aún más letales debe ser aplicado para tratar con las malas hierbas resistentes al glyphosate y un final para la agricultura sin labranza, resultando en una mayor erosión del suelo. En breve tendremos un desastre ecológico y agronómico.

La toxicidad del glyphosate a la fauna está bien documentado. Muchas especies, incluyendo organismos acuáticos, reptiles, organismos del suelo beneficiosos que incluyen ciertos microbios y gusanos, son afectadas por la exposición al glyphosate, según se ha mostrado en investigaciones científicas ([73] Ban GMOS Now, ISIS special report). Esto incluye la toxicidad crónica y aguda en el organismo acuático Daphnia magna por debajo de los umbrales aceptados para la presencia glyphosate en agua dulce en EE.UU [74]. Los anfibios, los animales con mayor peligro de extinción en el mundo, son tan sensibles a glyphosate que en un estudio el 78% de las ranas murió al ser expuestas al herbicida Roundup [75].

También se ha mostrado que el glyphosate estimula el crecimiento de hongos de suelo, aumenta la patogenicidad de patógenos de suelo como Xylella fastidosa mientras numerosos organismos de suelo beneficiosos se han visto diezmados [76] ([77] Scientists Reveal Glyphosate Poisons Crops and Soil, SiS 47). El último estudio sobre organismos de suelo concluyó que los organismos no objetivo están en peligro de extinción local tras hallar que dosis subletales de glyphosate redujeron la fertilidad así como la supervivencia de gusanos E.fetida juveniles y adultos [78]. El declive de la Mariposa Monarca se ha asociado en EE.UU a la destrucción del algodoncillo por el glyphosate, única fuente de alimentación para sus larvas. Su desaparición en los EE.UU está en el nivel más bajo de todos los tiempos y ha estado disminuyendo durante los 17 años pasados (1994-5 a 2010-2011) ([79] Glyphosate and Monarch Butterfly Decline, SiS 52) [80]. Esta decadencia ha incitado en Noviembre de 2014 un movimiento para proteger las mariposas por mas de 200 organizaciones y 40 científicos en el Endangered Species Act [81]. Un nuevo informe sobre una reserva natural en Wales documenta la disminución del número de insectos, incluyendo polinizadores beneficiosos como las abejas, según los niveles de glyphosate aumentan ([9] How Roundup Poisoned my Nature Reserve, SiS 64).

No sólo los organismos que no son objetivo se afectan negativamente, sino también los cultivos objetivo. La propiedad quelante de metales del glyphosate reduce los micronutrientes disponibles para la planta, que necesita mantener un sistema inmunológico totalmente funcional, aumentando así su susceptibilidad a la enfermedad. Se piensa que este mecanismo es la base de la extensión de más de 40 enfermedades en cultivos GM tolerantes a glyphosate ([82] USDA scientist reveals All, SiS53). En efecto, el científico del USDA Don Huber declara que la capacidad del glyphosate de matar plantas es a través de la destrucción de su sistema inmunológico. Esto fue claramente demostrado por sus experimentos, mostrando que las plantas no GM cultivadas en un suelo estéril no mueren cuando son rociadas con glyphosate ya que los patógenos no están alli para aprovechar el sistema inmunológico puesto en peligro.

Una reducción de los nutrientes minerales tiene impactos en la salud de los que comen las cosechas, como anormalidades en terneros que son causados por el déficit de manganeso, que están en aumento y bien podrían resultar de las propiedades del glyphosate [83]. Los animales de granja sufren aún más de otras enfermedades y defectos congénitos, como fué descrito por Ib Borup Pedersen. Problemas similares se han relatado en Alemania, donde las vacas sufren de infecciones crónicas como el botulismo [60], y en EE.UU, con por ejemplo el veterinario Art Dunham que relata botulismo en vacas lecheras, así como problemas reproductivos, hemorragias intestinales, raquitismo y enfermedades virales en cerdos [84].

A consecuencia de los problemas afrontados por agricultores, muchos se alejan ahora de los GM y de los sistemas basados en glyphosate. Los EE.UU estan viendo un crecimiento del mercado de la semilla no GM ([85] Global Status of GMO and non-GMO crops, SiS 62). Expertos en agricultura como Howard Vlieger estan ayudando a 300-400 agricultores estadounidenses en el cambio de los cultivos GM a cultivos no GM sin uso de glyphosate debido a sus efectos perjudiciales en suelo, plantas y animales [86]. También se ha mostrado que los cultivos tolerantes a glyphosate necesitan más agua y funcionan peor en situaciones de sequía ([87] GM Crops and Water – A recipe for Disaster SiS 56, [88] GM Crops Destroyed by US Drought but non-GM Varieties Flourish, SiS56).

Mientras los cultivos GM estan causando problemas a los agricultores, los cultivos no GM están liderando en proveer de variedades tolerantes a la sequía y a la sal, lo cual tiene sentido cuando uno considera que la mayoría de rasgos es muy compleja, implicando múltiples genes y caminos siendo por lo tanto demasiado complicado para imitar con técnicas de la ingeniería genética ordinarias (ver [89] Genetic Modification Trails Conventional Breeding By Far, SiS 64).

La ciencia regulatoria corrupta, prohíban el glyphosate localmente

La revaloración del glyphosate por la comisión de la UE se realizó en 2014, no sólo aprobándose de nuevo glyphosate, sino aprobando niveles residuales aumentados en los alimentos, con la decisión final esperada para 2015. La revaloración fue realizada por la industria, aunque Alemania actuara de informador, presentando el informe de evaluacion a la European Food Safety Authority (EFSA) ([90]Scandal of Glyphosate Re-assessment in Europe(SiS63). Este informe se basó en evaluaciones sumarias proporcionadas por el Glyphosate Task Force, que consiste en Monsanto y otras empresas químicas como Syngenta UK y Dow Italia. Las evaluaciones se hicieron con glyphosate excluyendo las formulaciones comerciales usadas con más frecuencia, como Roundup, y se concentró en los estudios que mostraban los resultados menos tóxicos.

Previamente ha sido bien documentado y explicado en Ban GMOS Now [73], que los adyuvantes presentes en los productos formulados con glyphosate, como el POEA, así como los propios metabolitos del glyphosate, como AMPA, tienen su propia toxicidad y, aun más, que glyphosate y adyuvantes juntos son muchísimo más tóxicos que el glyphosate solo. Un nuevo estudio de 2014 por el grupo del profesor Séralini confirma esto, mostrando por primera vez que los productos formulados con glyphosate (así como insecticida y fungicidas) son mucho más tóxicos que glyphosate solo en concentraciones muy inferiores a las diluciones agrícolas [91]. Usando líneas celulares humanas (HEK293, JEG3 y HepG2), mostraron que dichas formulaciones causan la reducción significativa en la viabilidad de la célula en concentraciones 125 veces menor que el glyphosate solo, desafiando la relevancia del actual consumo diario aceptable. Es importante notar que los estudios sobre los efectos de los cócteles de pesticidas, un escenario mucho más probable en la vida real, deben aun ser investigados apropiadamente.

Para concluir

La evidencia de la toxicidad del glyphosate tanto para la salud humana y animal como para el ecosistema ha aumentado hasta tal grado que algunos gobiernos están tomando medidas. Como mencionamos antes, tanto El Salvador como Sri Lanka han hecho pasos hacia la prohibición del herbicida. Los Países Bajos prohibieron con éxito su venta a particulares [92]. Rusia ha decidido recientemente prohibir la importación y el cultivo de GM debido a preocupaciones en el ámbito de la salud y el medio ambiente [93], mientras una sección del ejército chino ha prohibido según se informa su consumo [94]. En Brasil un fiscal del estado también espera suspender su uso [95].

Para aquellos de nosotros que no estamos siendo protegidos por nuestros gobiernos, es el momento de iniciar nuestras propias campañas, excluyéndolo primero de nuestra casa, nuestro barrio, nuestras escuelas, comarcas, regiones.

Envia este articulo a tu gente y pideles que voten contra la nueva aprovacion del herbicida glyphosate

Por favor, apoya la investigacion del equipo de Seralini sobre el analisis de los residuos de glyphosate en ratas expuestas a Roundup aqui:
http://www.i-sis.org.uk/Support_Seralini_Team_for_New_GMO_Risk_Research.php

Referencias bibliograficas

1. Dock Fon TA, Uhing EH, “Aminomethylenephosphinic acids, salts thereof, and process for their production”, U.S. Patent No. 3,160,632, 8 Dec 1964.
2. Franz J. N-phosphonomethyl-glycine phytotoxicant compositions. U.S Patent No. 3799758 A, 26th March 1974.
3. Glyphosate in your bread and cereal bars. GMWatch.org, 01st January 2014 http://www.gmwatch.org/index.php/news/archive/2014/15232-glyphosate-in-your-bread-and-cereal-bars
4. Problems with glyphosate overuse and alternatives for farmers. Friends of the Earth report 2013 http://www.foeeurope.org/sites/default/files/press_releases/foee_6_problems_with_glyphosate_overuse.pdf
5. Huber D. Failed Promises; Flawed Science: Interactions of Glyphosate and GMOs on Soil, Plant, Animal & Human Health. Oral Presentation, UK Houses of Parliament, 18th Junes 2014. http://agroecology-appg.org/ourwork/rounding-up-glyphosate-is-it-really-safe/
6. Ávila-Vázquez, M. Using Glyphosate with GMO Seeds in Argentina. Science in Society, to appear.
7. Sanchís J, Kantiani L, Llorca M, Rubio F, Ginebreda A, Fraile J, Garrido T, Farré M. Determination of glyphosate in ground water samples using an ultrasensitive immunoassay and confirmation by on-line solid-phase extraction followed by liquid chromatography coupled to tandem mass spectrometry.Analytical and Bioanalytical Chemistry2012, 402, 2335-45.
8. Battaglin WA, Meyer MT, Kuivila KM, and Dietze JE. Glyphosate and Its Degradation Product AMPA Occur Frequently and Widely in U.S. Soils, Surface Water, Groundwater, and Precipitation. Journal of the American Water Resources Association (JAWRA)2014, 50, 275-290. DOI: 10.1111/jawr.12159
9. Alonso LL, Ronco, AE, Marino DJ. C15 – NIVELES DE GLIFOSATO Y ATRAZINA EN AGUAS DE LLUVIA DE LA REGIÓN PAMPEANA. V° Congreso Argentino, Sociedad de Toxicología y Químics Ambiental. 2014 http://congresosetacnqn.com.ar/stc/images/archivos/LibroResumenes_SETAC2014.pdf
10. Mason, R. How Roundup Poisoned My Nature Reserve,Science in Society 64, 19-23, 2014
11. Ban glyphosate, environmentalists tell Hackney Council at campaign launch. Hackney Citizen, hackneycitizen.co.uk, accessed 22nd December 2014.
12. Mercurio P, Flores F, Mueller JF, Carter S, Negri AP. Glyphosate persistence in seawater. Marine Pollution Bulletin 2014, 85, 385-90.
13. BUND, FoE. Determination of Glyphosate residues in human urine samples from 18 European countries. Friends of The Earth Report, 2013 https://www.foeeurope.org/sites/default/files/glyphosate_studyresults_june12.pdf
14. Glyphosate Testing Full Report: Findings in American Mothers’ Breast Milk, Urine and Water. MomsAcrossAmerica.com, 2014. http://www.momsacrossamerica.com/glyphosate_testing_results
15. Krüger M, Schrödl W, Neuhaus J, Shehata AA. Field Investigations of Glyphosate in Urine of Danish Dairy Cows. J Environ Anal Toxicol 2014, 186. doi: 10.4172/2161-0525.1000186
16. Glyphosate Found in Feeding Tube Liquid. MomsAcrossAmerica.com, 2014. http://www.momsacrossamerica.com/glyphosate_found_in_feeding_tube_liquid
17. Sirinathsinghji E. Pesticide Illnesses and GM Soybeans. Ban on Aerial Spraying Demanded in Argentina.Science in Society 53, 42-43, 2012
18. Report from the 1st National Meeting of Physicians in the Crop-sprayed Towns, Faculty of Medical Sciences, National University of Cordoba, 27th and 28th August 2010http://www.reduas.fcm.unc.edu.ar/wp-content/plugins/download-monitor/download.php?id=34
19. Glyphosate, Brain Damaged Babies, and Yakima Valley – A River Runs Through It. Farmwars.info http://farmwars.info/?p=11137
20. Ho. Glyphosate/Roundup & Male Infertility, Science in Society 62, 14-17.
21. Antoniou M, Habib M, Howard CV, Jennings RC, Leifert C, Nodari RO, Robinson C, Fagan J. Roundup and birth defects: Is the public being kept in the dark?Earth Open Source, 2011.
22. Sirinathsinghji E and Ho MW. EU Regulators and Monsanto Exposed for Hiding Glyphosate Toxicity.Science in Society 51, 46-48, 2011
23. Ho MW. Lab study establishes glyphosate link to birth defects.Science in Society 48, 32-33, 2010
24. Paganelli A, Gnazzo V, Acosta H, Lopez SL and Carrasco AD. Glyphosate-based herbicides produce teratogenic effects on vertebrates by impairing retinoic acid signalling. Chem Res Toxicol, August 9.http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/tx1001749
25. Schreinemachers DM. Birth malformations and other adverse perinatal outcomes in four U.S. Wheat-producing states. Environ Health Perspect. 2003, 111, 1259-64.
26. Winchester PD, Huskins J, Ying J. Agrichemicals in surface water and birth defects in the United States. Acta Paediatr 2009, 98, 664-9.
27. Settimi L, Spinelli A, Lauria L, Miceli G, Pupp N, Angotzi G et al. 2008. Spontaneous abortion and maternal work in greenhouses. Am J Ind Med 51, 290-295
28. Howe CM, Berrill M, Pauli BD, Helbing CC, Werry K, Veldhoen N. Toxicity of glyphosate-based pesticides to four North American frog species. Environmental Toxicology and Chemistry 2004, 23, 1928-38.
29. Soso AB, Barcellos LJ, Ranzani-Paiva MJ, Kreutz LC, Quevedo RM, Anziliero D, Lima M, Silva LB, Ritter F, Bedin AC, Finco JA. Chronic exposure to sub-lethal concentration of a glyphosate-based herbicide alters hormone profiles and affects reproduction of female Jundiá (Rhamdia quelen). Environmental Toxicology and Pharmacology 2007, 23, 308-13
30. WHO (World Health Organization). 1994. Glyphosate. Environmental Health Criteria. 159. http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc159.htm#SectionNumber:7.3
31. Romano MA, Romano RM, Santos LD, Wisniewski P, Campos DA, de Souza PB, Viau P, Bernardi MM, Nunes MT, de Oliveira CA. Glyphosate impairs male offspring reproductive development by disrupting gonadotropin expression. Archives of Toxicology 2011, Nov 26.
32. Pedersen IB. Changing from GMO soy to Non-GMO Natural Soy, Experiences from Denmark, Science in Society 64, 8-12.
33. Mañas F, Peralta L, Raviolo J, Ovando HG, Weyers A, Ugnia L, Cid MG, Larripa I, Gorla N. Genotoxicity of glyphosate assessed by the comet assay and cytogenetic tests. Environ Toxicol Pharmacol 2009, 28, 37-41. doi: 10.1016/j.etap.2009.02.001.
34. Simoniello MF1, Kleinsorge EC, Scagnetti JA, Mastandrea C, Grigolato RA, Paonessa AM, Carballo MA. Biomarkers of cellular reaction to pesticide exposure in a rural population. Biomarkers 2010, 15, 52-60. doi: 10.3109/13547500903276378.
35. Lopez SL, Aiassa D, Stella Benıtez-Leite S, Lajmanovich R, Mañas F, Poletta G, Sanchez N, Simoniello MF, Carrasco AE. Pesticides Used in South American GMO-Based Agriculture: A Review of Their Effects on Humans and Animal Models. Advances in Molecular Toxicology, Vol. 6 Amsterdam: The Netherlands, 2012, pp. 41-75
36. Marc J, Mulner-Lorillon O, Bellé R. Glyphosate-based pesticides affect cell cycle regulation. Biol Cell 2004, 96, 245-9.
37. Bellé R, Le Bouffant R, Morales J, Cosson B, Cormier P, Mulner-Lorillon O. Sea urchin embryo, DNA-damaged cell cycle checkpoint and the mechanisms initiating cancer development. J Soc Biol 2007, 201, 317-27.
38. Guilherme S, Santos M, Gaivão I, Pacheco M. DNA and chromosomal damage induced in fish (Anguilla anguilla L.) by aminomethylphosphonic acid (AMPA)-the major environmental breakdown product of glyphosate. Environ Sci Pollut Res 2014. DOI 10.1007/s11356-014-2803-1
39. Ho MW. Glyphosate and Cancer. Science in Society 62, 12-13, 2014.
40. Thongprakaisang S,Thiantanawat A,Rangkadilok N,Suriyo T,Satayavivad J. Glyphosate induces human breast cancer cells growth via estrogen receptors.Food Chem Toxicol.2013, 59C, 129-136 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23756170
41. Walsh LP, McCormick C, Martin C, Stocco DM. Roundup inhibits steroidogenesis by disrupting steroidogenic acute regulatory (StAR) protein expression. Environmental Health Perspectives 2000, 108, 769-76.
42. Clair E, Mesnage R, Travert C, Séralini GE. A glyphosate-based herbicide induces necrosis and apoptosis in mature rat testicular cells in vitro, and testosterone decrease at lower levels. Toxicology In Vitro 2011 Dec 19. [Epub ahead of print]
43. Hardell L, Eriksson M, Nordstrom M. Exposure to pesticides as risk factor for non-Hodgkin’s lymphoma and hairy cell leukemia: pooled analysis of two Swedish case-control studies. Leuk Lymphoma 2002, 43, 1043-9
44. De Roos AJ, Zahm SH, Cantor KP, Weisenburger DD, Holmes FF, Burmeister LF, Blair A. Integrative assessment of multiple pesticides as risk factors for non-Hodgkin’s lymphoma among men. Occup Environ Med 2003, 60, E11.
45. Eriksson M, Hardell L, Carlberg M, Akerman M. Pesticide exposure as risk factor for non-Hodgkin lymphoma including histopathological subgroup analysis. Int J Cancer 2008, 123, 1657-63.
46. Cancer deaths double where GM crops and agro-chemicals used. GMWatch.org, 24th June 2014 http://www.gmwatch.org/index.php/news/archive/2014/15506-cancer-deaths-double-where-gm-crops-and-agro-chemicals-used
47. Schinasi, Leah Leon, Maria E. Non-Hodgkin lymphoma and occupational exposure to agricultural pesticide chemical groups and active ingredients: a systematic review and meta-analysis. Int. J. Environ. Res. Public Health 2014, 11, 4449-4527; doi:10.3390/ijerph110404449
48. Séralini G-E, Clair E, Mesnage R, Gress S, Defarge N, Malatesta M, Hennequin D, de Vendômois J-S. Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food and Chemical Toxicology 2012. Retracted http://dx.doi.org/10.1016/j.fct.2012.08.005
49. Ho MW and Saunders PT. Retracting Séralini study violates science & ethics.Science in Society 61, 20-21, 2014.
50. Séralini G-E, Clair E, Mesnage R, Gress S, Defarge N, Malatesta M, Hennequin D, de Vendômois J-S. Re-published: Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize Environmental Sciences Europe2014,26, 14 http://www.enveurope.com/content/26/1/14
51. Becker HA, Clark EA, Cummins J, Davidson RM, de Guzman LE, DelGiudice E, Dotson RS, Exley C, Haffegee J, Ho MW, Huber DM, John B, Mason R, Mendoza T, Novotny E, Oller JW, Palmer J, Pollack G, Pusztai A, Samsell A, Saunders PT, Shiva V, Sirinathsinghji, E, Swanson N, Seneff S, Tomlijenovic L, Zamora O. Open letter on retraction and pledge to boycott Elsevier.Science in Society 61, 17, 2014.
52. Séralini G-E, Mesnage R, Clair E, Gress S,Vendômois J, Cellier D. Genetically modified crops safety assessments: present limits and possible improvements. 2011.Environmental Sciences Europe, 23, 10-20
53. Benachour N and Séralini G-E. Glyphosate formulations Induce Apoptosis and Necrosis in Human Umbilical, Embryonic, and Placental Cells. Chem. Res. Toxicol., 2009, 22 (1), pp 97–105
54. Sirinathsinghji E. GM Feed Toxic, Meta-Analysis Reveals. Science in Society 52, 30-32, 2011.
55. Ho MW and Cherry B. Death by multiple poisoning, glyphosate and Roundup. Science in Society 42, 14, 2009.
56. Jayasumana C Gunatilake S, Senanayake P. Glyphosate, Hard Water and Nephrotoxic Metals: Are They the Culprits Behind the Epidemic of Chronic Kidney Disease of Unknown Etiology in Sri Lanka? Int. J. Environ. Res. Public Health 2014, 11, 2125-2147; doi:10.3390/ijerph110202125
57. Sirinathsinghji E. Sri Lanka Partially Bans Glyphosate for Deadly Kidney Disease Epidemic. Science in Society 62, 18-21, 2014.
58. South American Illness Baffles Scientists as Workers Succumb to Kidney Failure.DailyMail.com, accessed 2th June 2014. http://www.dailymail.co.uk/news/article-2100079/South-American-illness-baffles-scientists-workers-succumb-kidney-failure-rates-unseen-anywhere.html
59. New urgency targets mysterious kidney disease in Central America. Publicintegrity.org, accessed 25th June 2014
http://www.publicintegrity.org/2013/04/29/12582/new-urgency-targets-mysterious-kidney-disease-central-america
60. Rodloff AC and Krüger M. Chronic Clostridium botulinum infections in farmers. Anaerobe 2012, 18, 226-8.
61. Ackermann W, Coenen M, Schrödl W, Shehata AA, Krüger M. The Influence of Glyphosate on the Microbiota and Production of Botulinum Neurotoxin During Ruminal Fermentation. Current Microbiology 2014 Nov 19. [Epub ahead of print]
62. Swanson NL, Leu A, Abrahamson J, Wallet B. Genetically Engineered Crops, Glyphosate and the Deterioration of Health in the United States of America. Journal of Organic Systems 2014, 9, 2.
63. Moms Across America Testimonials. MomsAcrossAmerica.com http://www.momsacrossamerica.com/zenhoneycutt/mom_s_testimonials
64. Shehata AA, Schrödl W, Aldin AA, Hafez HM, Krüger M. The effect of glyphosate on potential pathogens and beneficial members of poultry microbiota in vitro. Current Microbiology 2013, 66, 350–358.
65. Carman JA, Vlieger HR, Ver Steeg LJ, Sneller VE, Robinson GW, Clinch-Jones CA, Haynes JI, Edwards JW. A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet. Journal of Organic Systems 2013, 8, 38–54
66. Gerlach H, Gerlach A, Schrödl W, Schottdorf B, Haufe S, Helm H, Shehata A. Oral Application of Charcoal and Humic acids to Dairy Cows Influences Clostridium botulinum Blood Serum Antibody Level and Glyphosate Excretion in Urine. J Clin Toxicol 2014, 4, 186. doi: 10.4172/2161-0495.186
67. Saunders P. Marked Deterioration of Public Health Parallels Increase in GM Crops and Glyphosate Use, US Government Data Show. Science in Society 65, to appear.
68. Gress S1, Lemoine S, Puddu PE, Séralini GE, Rouet R. Cardiotoxic Electrophysiological Effects of the Herbicide Roundup® in Rat and Rabbit Ventricular Myocardium In Vitro. Cardiovasc Toxicol 2014 Dec 2. [Epub ahead of print]
69. Samsel A and Seneff S. Glyphosate’s suppression of cytochrome P450 enzymes and amino acid biowynthesis by gut microbiome: pathways to modern diseases. Entropy 2013, 15, 1-x manuscripts; doi: 19.3390/e140x000x.
70. Seneff S, Swanson N, Li C. Aluminum and Glyphosate Can Synergistically Induce Pineal Gland Pathology: Connection to Gut Dysbiosis and Neurological Disease. Agricultural Sciences 2016, 6. http://www.scirp.org/journal/PaperInformation.aspx?paperID=53106&#.VLVXYCusXVI
71. WeedScience Database, International Survey of Herbicide Resistant Weeds. http://www.weedscience.org/In.asp, accessed 19th November 2014
72. GM Soy Loses its Appeal for Latin American Farmers. GMWatch.com, accessed 25yth June 2014. http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2014/15486-gm-soy-loses-its-appeal-for-latin-american-farmers
73. Ho MW & Sirinathsinghji E.Ban GMOsNow. Health and Environmental Hazards Especially in Light of the New Genetics. ISIS Special Report, 2013.http://www.i-sis.org.uk/Ban_GMOs_Now.php
74. Cuhra M, Traavik T, Boh T. Clone- and age-dependent toxicity of glyphosate commercial formulation and its active ingredient in Daphnia magna. Ecotoxicity 2012, 22, 251-62
75. Ho MW. Roundup kills grogsScience in Society 26. 13, 2005.
76. Kremer RJ and Means NE. Glyphosate and glyphosate-resistant crop interactions with rhizosphere microorganisms. European Journal of Agronomy 2009, 31, 153-6.
77. Ho MW. Roundup Kills Frogs. Science in Society 26, 14, 2005
78. Santadino M, Coviella C, Momo, F. Glyphosate Sublethal Effects on the Population Dynamics of the Earthworm Eisenia fetida (Savigny, 1826). Water, Air, & Soil Pollution 2014, 225, 2207
79. Sirinathsinghji E. Glyphosate & Monarch Butterfly Decline.Science in Society 52, 32-33, 2011
80. Pleasants JM & Oberhauser KS. Milkweed loss in agricultural fields because of herbicide use: effect on the monarch butterfly population.Insect Conservation and Diversity2012, doi: 10.1111/j.1752-4598.2012.00196.x
81. Over 200 Groups, Businesses, and Leading Scientists Call for Monarch Protection. BeyondPesticides.org, November 14th 2014. http://www.beyondpesticides.org/dailynewsblog/?p=14491
82. Sirinathsinghji E. USDA Scientist Reveals All. Glyphosate Hazards to Crops, Soils, Animals and Consumers.Science in Society 53, 36-39, 2012
83. McLaren PJ, Cave JG, Parker EM, Slocombe RF. Chondrodysplastic calves in Northeast Victoria. Veterinary Pathology 2007, 44, 342-54
84. Animal Health issues related to glyphosate and Roundup Ready GMO crops and feed. An Open Letter from Dr Art Dunham DVM, ISU 1974. (Dairy, beef and swine practitioner in the USA since 1974.) GMFreeCymru.org.uk. http://www.gmfreecymru.org.uk/open_letters/Open_letter02Sept2013.html
85. Ho MW. Global Status of GMO and non-GMO Crops. Science in Society 62, 2-5, 2014.
86. Ag experts helping farmers switch to non-GMO, sustainable production. Non-GMOreport.com 28th April 2014. http://www.non-gmoreport.com/articles/may2014/ag-experts-helping-farmers-switch-to-non-GMO-sustainable-production.php#sthash.kpo9S7Ka.dpuf
87. Sirinathsinghji E. GM Crops and Water – A Recipe for Disaster.Science in Society 58, 8-10, 2013.
88. Sirinathsinghji E. GM Crops Destroyed by US Drought but non-GM Varieties Flourish.Science in Society 56, 6-8, 2012
89. Saunders P. Genetic Modification Trails Conventional Breeding By Far. Science in Society 64, 2-4, 2014.
90. Swanson N and Ho MW. Scandal of glyphosate reassessment in Europe. Science in Society 63, 8-9, 2014.http://www.i-sis.org.uk/Scandal_of_Glyphosate_Reassessment_in_Europe.php
91. Schledorn P, Krüger M Mesnage R, Defarge N, Spiroux de Vendômois J, Séralini, GE. Major pesticides are more toxic to human cells than their declared active principles. BioMed Research International Volume 2014, Article ID 179691, 1-8 http://dx.doi.org/10.1155/2014/179691
92. Dutch Parliament Bans Glyphosate Herbicides for non-Commercial Use. SustainablePulse.com, accessed 25th June 2014. http://sustainablepulse.com/2014/04/04/dutch-parliament-bans-glyphosate-herbicides-non-commercial-use/#.U6n-SPldXTE
93. Russia bans Import and Production of GMO Food, tightens Non-Food GMO Restrictions. NSNBC.me, accessed 25th June 2014 http://nsnbc.me/2014/04/06/russia-bans-import-production-gmo-food-tightens-non-food-gmo-restrictions/
94. Chinese Army Bans All GMO Grains and Oil from Supply Stations. Sustainablepulse.com, accessed 25th June 2014. http://sustainablepulse.com/2014/05/14/chinese-army-bans-gmo-grains-oil-supply-stations/#.U6sIHfldXTE
95. Brazil Seeks Ban on Monsanto Herbicide Due to Alarming Toxicity Risks. EcoWatch, 27th March 2014. http://ecowatch.com/2014/03/27/brazil-ban-monsanto-herbicide-toxic/

Leave a Reply

Required fields are marked *.