Grupo de Consumo Autogestionado de Jaén

Matrimonio criminal: Monsanto – Bayer

| 0 comments

Encontrar maneras tecnológicamente más eficientes de manipular la naturaleza con fines utilitarios fue el sueño y el objetivo principal en la era moderna, comenzando por Francis Bacon, el fundador de la ciencia moderna, que recomienda a las generaciones futuras “apretar”, “dar forma” “Y” formar “la naturaleza para” ampliar los límites del imperio del hombre hacia la realización de todas las cosas posibles “. Para Bacon, el hombre tenía a su disposición una metodología que le permitía tener “el poder de conquistar y subyugar” la naturaleza y “sacudirla hasta sus cimientos”. Esto se ha llevado a cabo, con una aceleración destructiva sin precedentes en el último siglo, que ha llevado a una pérdida de la diversidad genética fuertemente vinculada a las prácticas de cultivo que hacen hincapié en el monocultivo con respecto a los diferentes métodos de cultivo.

Las compañías agrícolas y químicas buscan continuamente el “producto perfecto” que crece rápido, es resistente a las enfermedades y es fácil de recolectar y transportar.

Al subyugar y sacudir la naturaleza a sus cimientos, el código genético, las multinacionales de la agrobiotecnología trabajaron para obligar a los agricultores a pasar del cultivo de diferentes especies al excelente potencial de monocultivo y al abandono de la enorme cantidad de variedades tradicionales a favor. nuevas cepas debilitaron la diversidad genética, creando un oligopolio peligroso que no toma en cuenta el peligro de contaminación debido a la introducción a gran escala de cultivos genéticamente modificados. Los gigantes de la química y los productos farmacéuticos unen fuerzas, con fusiones y adquisiciones que concentran el control casi total del sector en solo unos pocos grupos, se mueven rápidamente para consolidar su control sobre las últimas reservas de germoplasma restantes en el mundo, para controlar la distribución de semillas patentadas resistentes a sus propios herbicidas y pesticidas, asegurando a las compañías químicas una hegemonía virtual y real sobre la mayor parte de la agricultura global. La restricción comercial de las semillas del mundo, una vez herencia natural de todos los seres humanos, ocurrió en menos de un siglo, con voces críticas raras y aisladas. “La introducción en la biosfera de un segundo Genesi, artificial esta vez, significa compartir, en el campo del mercado, algunos éxitos envidiables a corto plazo y solo más tarde, caer en manos de una naturaleza impredecible e in fl exible “, escribió Jeremy Rifkin en su ensayo” Il secolo biotech “en 1998. “Si bien las tecnologías genéticas que ha inventado para recolonizar la biología mundial son formidables, nuestra falta total de conocimiento de las intrincadas operaciones de la biosfera en las que estamos llevando a cabo experimentos proporciona una restricción aún más poderosa”, continúa Rifkin. quienes han contribuido a las devastaciones más devastadoras en el planeta hoy, intentan sacar provecho de reinventar la naturaleza y luego controlarla a escala global, en una “nueva colonización, sin embargo, sin una brújula”.

Los gobernantes de la Tierra: la adquisición de Monsanto por BAYER y ese imperio humano sin fronteras

Hasta hace poco, había seis grandes corporaciones agrobiotecnológicas: BASF, Bayer, Dow Chemical, DuPont, Monsanto y Syngenta, que juntas controlan hoy el 80% del mercado global de agroquímicos, el 65% del mercado mundial. de semillas y más del 75% de toda la investigación privada en el sector de semillas y pesticidas. Hoy, sin embargo, los polos del mal se reducen a tres, cuando las fusiones están en marcha: Du Pont-Dow Chemical, Sygenta-ChemChina y Bayer-Monsanto. Y es precisamente la adquisición de Monsanto (fundada en 1901 en St. Louis) por parte de Bayer la que está destinada a crear un escenario decididamente alarmante, que trae a la mente las palabras proféticas de Francis Bacon: “El Fin de nuestra Fundación es el el conocimiento de las causas y los movimientos secretos de las cosas y la ampliación de las fronteras del Imperio Humano, para llevar a cabo todas las cosas posibles “. El nuevo gigante controlará casi el 30% del mercado mundial de semillas y el 24% de los pesticidas.

El lema utilizado por Monsanto para presentarse al mundo es: “Juntos alimentamos al mundo y protegemos el planeta”. Con una maquinación paradójica, el coloso de la agroquímica logra cancelar más de un siglo de crímenes ambientales y contra la humanidad como la producción del agente naranja (que creó una de las mayores epidemias humanas cultivadas en la historia moderna), la sacarina, PCB (poli-cloro-bifenilos), herbicidas de dioxinas, hormonas de crecimiento bovino, herbicida RoundUp (a base de glifosato, sustancia carcinogénica y en el centro de importantes debates para la renovación de la comercialización en Europa) y OGM.

Las promesas de los OGM, marcadas por los lemas de Monsanto, no corresponden a la realidad, en parte porque los costos para los agricultores se han más que triplicado, con consecuencias evidentes en los precios de los alimentos en todo el mundo, y en parte porque la agresión química es aumentando las plantas que muestran resistencia al glifosato, empujando a las compañías a introducir moléculas cada vez más devastadoras en el mercado para el medio ambiente y para toda la vida, solo piense en el nuevo compuesto obtenido añadiendo al glifosato 2,4D, un componente del infame agente Naranja utilizada como defoliante en Vietnam entre 1961 y 1971. Casi cinco millones de personas estuvieron expuestas a estos aerosoles, que fueron solo el comienzo de un largo rastro de muerte que llega hasta hoy.

Y si en la historia de Monsanto hemos destacado el papel fundamental en la producción del agente naranja, en la del Bayer alemán es bueno recordar que es una sociedad con estrechas relaciones con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Demos un paso atrás en el tiempo para repasar los crímenes, mayormente impunes, cometidos por Bayer.

Bayer y la matanza de heroína.

Fundada en Alemania en 1863, Bayer comenzó a comercializar heroína en 1899, afirmando que curaba el dolor en dosis menores que la muerte y sin causar adicción. Durante décadas fue un analgésico de gran éxito, superando el opio y la moralidad. Se venden en tiendas y por correo, un par de dosis y una jeringa por un dólar y cincuenta, pero la heroína era mucho más mortal, un asesino. En 1913 superó a la moralidad como la sustancia más extendida que causaba la adicción a las drogas.
En 1925 comenzaron los preparativos corporativos reales para la Segunda Guerra Mundial en Europa: Bayer, Basf, Hoechst y otras compañías se unieron para formar el cártel IG Farben y su objetivo era la adquisición de mercados globales emergentes. En Nuremberg, los líderes de IG Farben fueron juzgados por crímenes de lesa humanidad, una historia oculta durante más de sesenta años que corre el riesgo de repetirse. Los documentos del juicio muestran que IG Farben había invertido más de 80 millones de Reichsmarks en organizaciones nazis, el equivalente a 800 millones de euros, una cifra enorme en ese momento. En las conclusiones del juicio no hay duda: sin esta suma de dinero los nazis no habrían podido obtener el control y el poder que han logrado. IG Farben mantuvo un monopolio casi total de la producción de sustancias químicas durante el período de la Alemania nazi y fue el corazón financiero del régimen de Hitler. Durante el Holocausto, fue el principal proveedor del gobierno alemán de Zyklon B, la sustancia mortal utilizada en las cámaras de gas en lager. También fue la empresa que requirió más deportados como conejillos de Indias para experimentos y pruebas de medicamentos de diversa índole, mediante los cuales se inventaron gas nervioso, metadona y otras sustancias principalmente por el trabajo de Bayer. Fue IG Farben quien construyó la industria química más grande en ese momento en Auschwitz en 1941, utilizando el trabajo del campo de concentración cercano en la esclavitud.

Criminales en serie e intocables.

En el juicio de Nuremberg a 24 consejeros sospechosos, solo 13 fueron condenados a prisión con penas de entre 6 meses y 8 años, culpables de genocidio, esclavitud y otros delitos graves. Pero solo un año después de la condena, en 1952, todos los responsables fueron liberados gracias a la mediación del ex ministro de finanzas y en los años siguientes volvieron activos a la economía alemana. El ejemplo más significativo es el de Fitz Ter Meer, uno de los líderes de IG Farben, condenado por la esclavitud y los asesinatos en masa, graves crímenes de lesa humanidad: liberado después de cumplir dos años de prisión (de los 7 previstos por la sentencia) nombrado por Bayer como presidente del consejo de supervisión, cargo que mantuvo durante 8 años.

En la década de los ochenta, Bayer fue responsable de la comercialización de productos sanguíneos infectados, que infectaban principalmente las policotransfusiones (hemolíticas y talasemias). Después de que la venta fue bloqueada en los Estados Unidos, la misma droga fue secuestrada en todo el mundo, incluso en Italia. Miles de personas en Italia se infectaron con el virus del VIH y la hepatitis C a través de la transfusión de sangre y productos sanguíneos infectados e incontrolados entre 1970 y 1987. Una prueba judicial que durante treinta años tropieza con carpetas abandonadas, errores de aviso, solicitudes de absolución, problemas de cartas rogatorias y lo mejor que pueda expresar el sistema judicial para proteger lo intocable habitual. En aquellos años, como lo demuestra la correspondencia de las compañías farmacéuticas involucradas en el escándalo (Baxter, Bayer, Aventis Behring, Alpha), el plasma provenía de donantes mercenarios en riesgo: drogadictos, presos, países del tercer mundo. Los riesgos eran conocidos, pero no fueron generalizados. En Italia, la sangre local no era suficiente y el 90% del plasma y los derivados de la sangre eran estadounidenses. La investigación iniciada en Trento termina en Nápoles, donde se archiva el delito de epidemia negligente porque ha caído en prescripción. No hay una base de datos de quienes han obtenido el vínculo causal entre la infección y la enfermedad, se estima que las víctimas son 100.000 y que la mayoría de ellas no pueden ser reembolsadas por la expiración de los términos.

En 2002, Bayer adquirió Aventis Crop Science, formando Bayer Crop Science, una de las compañías más innovadoras en la industria agroquímica y dedicada al campo de la ingeniería genética alimentaria. En mayo de 2016, Bayer e irlandés ERS Genomics firmaron un acuerdo que permite a Bayer acceder a las patentes de edición de genomas ERS CRISPR-Cas9. El acuerdo otorgado a los derechos de Bayer para aplicaciones de investigación definidas de esta tecnología en sectores estratégicos seleccionados. En diciembre de 2016, Bayer y Versant Ventures establecieron BlueRock Therapeutics, que participará activamente en el sector de la medicina regenerativa. La compañía tiene la intención de desarrollar terapias altamente efectivas basadas en células madre pluripotentes inducidas (iPSC) para tratar diversas enfermedades cardiovasculares, trastornos neurológicos y enfermedades del sistema nervioso central.

El desastre de Seveso y las mentiras de Monsanto

10 de julio de 1976, 12:37 pm: una nube de dioxinas escapa del departamento B de la planta de ICMESA en Meda. “… tú, que vives tranquilamente en tu conciencia de hombres honrados, que explotan tu vida por tus trucos sucios, entonces, ¡cógenos a todos!” Antonello Venditti, canción para Seveso 41 años después de uno de los peores desastres ambientales de la historia , recordamos que la investigación de Zack & Gaffey de 1983 (una de las que no correlacionó la exposición a tumores) se basó en datos epidemiológicos proporcionados directamente por la multinacional química Monsanto, obviamente los resultados habían sido manipulados para el arte.

Con la adquisición de Monsanto por Bayer, definida por los analistas del sector como “el matrimonio de lo peor de lo peor con lo peor de lo peor”, está claro que el nuevo polo del mal representa un paso más en el control de los recursos alimenticios y la salud de la humanidad y el planeta. Una amenaza frente a la cual todos estamos llamados a actuar porque es claramente previsible que aquellos que se benefician simultáneamente de la venta de drogas y pesticidas ejerzan cada vez más actividades de cabildeo dirigidas a fomentar un control y dominación peligrosos, mortales e indiscutibles de todas las formas de vida. ¿Quiénes son los verdaderos ecoterroristas?

CENTRO DE INVESTIGACIÓN FIRE MONSANTO

Un ataque incendiario causó daños considerables a la sede de la multinacional Monsanto en Olmeneta (Cremona), donde trabajan 11 personas. En la noche del sábado 15 de abril, se lanzaron cuatro botellas de cócteles Molotov contra el almacén y el laboratorio de investigación, lo que provocó un incendio, que fue domesticado después de varias horas por los equipos de bomberos de Cremona. Fuego que hubiera sido aún más grave si dos de los cócteles Molotov no hubieran quedado sin explotar. En una pared externa de los laboratorios se escribió: “matrimonio criminal Bayer Monsanto – Sin OGM”. Los gerentes de la compañía estiman que el daño asciende a varios cientos de miles de euros: en la pira el equipo para la búsqueda fue destruido y las llamas también golpearon el llamado

“Camera del freddo”, donde se almacenan las semillas experimentales. La inscripción se refiere a la adquisición de Monsanto por parte de Bayer en 2016. En abril de 2001, los depósitos en Lodi donde se almacenaban soja y maíz, fueron destruidos por un incendio provocado. También en ese caso se encontró una escritura en las paredes de la planta: “Monsanto assassina – No ogm”. La planta del spa Syngenta Seeds en Casalmorano (Cremona) en abril de 2004 sufrió un ataque reivindicado por una escritura anti-GM en el lado norte del edificio. La multinacional ya había sido atacada el año anterior. Y en mayo de 2002, la planta de Madignano fue atacada (Cremona). En todos los casos, los daños causados ​​fueron enormes.

 

Extraído de https://contratodanocividad.noblogs.org

Leave a Reply

Required fields are marked *.